Esta casa se trajo el sol en la maleta

La luz y el blanco de la isla bonita viajaron hasta un dúplex en el centro madrileño para volverlo cálido y acogedor a más no poder. ¿Quién dijo que la gran ciudad es inhóspita?